GESTIÓN DE RIESGOS

12 pasos – Cómo minimizar los riesgos

Paso 1

El personal, los pacientes y los cuidaores deben tener presente la VND y sus consecuencias.
Ref; Hurst, RN, CLNC, Venous Needle Dislodgement – A Universal Concern. European Nephrology, Volume 5, issue 2, Winter 2011

Paso 2

Antes de pinchar el acceso vascular, limpiar, desinfectar y secar debidamente una zona suficientemente extensa alrededor del mismo para fijar las agujas.

Paso 3

Las unidades de hemodiálisis deben disponer de una formación apropiada y un procedimiento seguro, limpio y consistente para sujetar las agujas y las líneas de sangre.

Paso 4

Las líneas de sangre deben sujetarse de tal manera que permitan el movimiento del paciente y eviten tirones a las agujas.

Paso 5

Si es necesario reposionar una aguja, reducir el flujo sanguíneo a 150 ml/min y volver a fijarla debidamente.

Paso 6

El ratio enfermera-paciente debe ser adecuado para permitir la monitorización rutinaria del acceso vascular durante el tratamiento, caso contrario se comunicará como falta.

Paso 7

Todos los pacientes deben ser evaluados para el nivel de riesgo de VND y, si corresponde, utilizar un dispositivo de alarma destinado a monitorizar la salida de la aguja venosa

Paso 8

El acceso vascular y las agujas deben estar visibles en todo momento durante la hemodiálisis.

Paso 9

Cuando se activa la alarma de presión venosa, se debe siempre inspeccionar el acceso vascular, la fijación de agujas y líneas de sangre antes de reajustar nuevamente sus límites.

Paso 10

El límite inferior de la alarma de presión venosa debe ajustarse lo más cerca posible a la presión venosa del momento.

Paso 11

El personal, los pacientes y los cuidadores deben tener presente que el sistema de control de la presión venosa a menudo falla al detectar VND.

Paso 12

Se puede conseguir protección adicional con los dispositivos diseñados para detectar la pérdida de sangre en su discurrir.